Nuestras Oficinas

Avenida Pedro Montt N° 1631, oficina 3 B, Santiago.
Carlos Antúnez 2025, Oficina 903. Providencia.
Teléfono: +569 5414 8300
Email: contacto@defensoriapenalista.cl

Cobertura Nacional.

Nuestros grupo de abogados esta a la disposición de nuestros clientes a lo largo de todo el territorio, no dude en llamarnos.

24/7 / Lunes a Domingo/  Disponibilidad 24 Horas.

Necesita una asesoría ? Llámanos ahora +56 9 5414 8300

AUDIENCIA DE CONTROL DE LA DETENCIÓN

La audiencia de control de la detención se encuentra contemplada en los artículos 131 y 132 inciso 1° del CPP, que rezan lo siguiente: “, que señala: Cuando la detención se practicare en cumplimiento de una orden judicial, los agentes policiales que la hubieren realizado…conducirán inmediatamente al detenido a presencia del juez que hubiere expedido la orden…el fiscal podrá…ordenar que el detenido sea conducido ante el juez dentro de un plazo máximo de veinticuatro horas, contados desde que la detención se hubiere practicado…” y “Art. 132. Comparecencia judicial. A la primera audiencia judicial del detenido deberá concurrir el fiscal o el abogado asistente del fiscal. La ausencia de éstos dará lugar a la liberación del detenido…”.

Se desprende de esas normas que la persona detenida debe tener una audiencia judicial en la cual se revise la legalidad de la detención. El plazo máximo para poner a disposición del juez competente al detenido es el de 24 horas desde que se practica la detención propiamente tal.

En dicha audiencia, el tribunal debe controlar la detención resolviendo si ella se ajusta a la normativa vigente. En caso de no concurrir los presupuestos de legalidad, debe declararlo así con sus ulteriores consecuencias.

La audiencia prevista en el artículo 132 del CPP tiene por objeto poner a disposición del tribunal al detenido en aquellos casos en los cuales el Ministerio Público quiera ejercer la facultad de formalizar la investigación o bien requerir al detenido, verbalmente, en procedimiento simplificado (art. 393 bis del CPP) . A esa audiencia puede concurrir o un fiscal o un abogado asistente de éste. En este último caso para que la comparecencia del abogado asistente sea válida, el fiscal a cargo debe haber facultado expresamente a éste a fin de habilitarlo para que concurra a dicha audiencia y efectúe las peticiones pertinentes. En caso de que no exista tal delegación expresa de facultades, la que debe ser acreditada a todos los intervinientes, debe entender que el Ministerio Público no ha comparecido a la audiencia, debiendo ordenarse la libertad del detenido .

En dicha audiencia, se pueden dar dos situaciones:
a) Que se formalice investigación.

El fiscal o abogado asistente formalizará la investigación cuando existan antecedentes necesarios para efectuar dicha comunicación. Sin embargo, hay otra exigencia para que sea posible formalizar investigación: la presencia del abogado defensor. En caso de que no esté presente un abogado defensor (sea de confianza o de la Defensoría Penal Pública) le está vedado al Ministerio Público formalizar la investigación debiendo únicamente ampliarse la misma. La ponderación de los antecedentes necesarios al momento de controlar la detención no es del fiscal ni del abogado asistente, sino que es el tribunal, quien en cumplimiento del deber de resguardar los derechos del detenido , debe efectuar tal análisis, debiendo fundar adecuadamente su decisión al tenor del artículo 36 del CPP . Si se formaliza la investigación, el ministerio público puede efectuar otras solicitudes al juez. El mismo derecho tienen los demás intervinientes que concurran a la audiencia . Eso sí, y una vez que el Ministerio Público haga uso de ese derecho y en forma previa a las solicitudes de los demás intervinientes, el juez debe darle la palabra al imputado, a fin de que manifieste, si lo desea, lo que estime pertinente . En esa audiencia la defensa podrá solicitar la fijación de un plazo judicial para el cierre de la investigación al tenor del art. 234 del CPP, como cualquier otra petición que estime adecuada no existiendo limitación alguna ya que no se restringe en ninguna norma legal el ejercicio de ese derecho.

b) Que se amplíe la detención.

Cuando el fiscal o el abogado asistente de fiscal, actuando expresamente facultado este último, carezcan de los antecedentes necesarios para formalizar la investigación, puede solicitar se amplíe el plazo de ella hasta por el término máximo de tres días a fin de recabar los antecedentes que faltan para realizar esa actuación. Como ya se señaló, es el juez de garantía quien debe examinar si es procedente la mantención o no de la detención por el período de ampliación. Para fundar la decisión que resuelve dicho incidente, el juez no sólo debería ponderar los antecedentes existentes al momento de la audiencia sino que también debería analizar los presupuestos generales de las medidas cautelares, es decir, la apariencia de un buen derecho y el peligro en la demora, presupuestos que deben ser revisados en cuanto a la necesidad de la mantención de la medida cautelar por el período de tres días o el solicitado por el ente persecutor. No es lo mismo ordenar la detención judicialmente o bien en hipótesis de flagrancia, las que tienen por objeto únicamente poner al imputado a disposición del tribunal que ordena que una detención ya realizada se mantenga en el tiempo por un lapso superior al de 24 horas. Para ello el juez debe hacer una reevaluación de esos presupuestos, ya que tienen a la vista distintas finalidades. Es perfectamente posible que el juez declare legal una detención pero no acceda a su ampliación por no estar vigentes los presupuestos materiales de la detención (por ejemplo, que se quiera ampliar la detención por una falta o bien que la persecución penal termine en una salida alternativa y el detenido tenga domicilio conocido, etc.)..

Los horarios de los controles de detención en el centro de justicia son de Lunes a Domingo a las 11:00 y 16:30.

Importancia del Defensor Privado.
Es de vital importancia que en esta audiencia contar con la asesoría de un especialista, ya que el Ministerio Público en determinadas circunstancias podrá ejercer el derecho de solicitar las medidas que estime necesarias, incluso la privación de libertad, es por eso que, su correcta aplicación es una línea delgada entre la libertad y la prisión en un centro penitenciario
Necesita un Defensor Penal Privado? Llámanos 24/7 al +569 5414 8300